Que un policía fronterizo te pregunte si llevas un cadáver en las alforjas es algo que no sabes como tomarte.

Me imagino tu cara al leer esto, y puedes imaginarte la mía mientras intentaba entrar en Ceuta tras estar 10 días dando tumbos con la moto por Marruecos.

En realidad con el Policía Nacional estuvimos unos 5 minutos conversando en la garita, explicándome que no tenia prisa y haciéndome un montón de preguntas sobre la ruta, la experiencia y la envidia que le daba no poder hacerla el.

Después de la charla, revisó mi pasaporte por encima y me dijo que podía continuar. Sorprendido e inocente, le pregunté si no quería revisar mi equipaje y fue ahí donde me hizo LA PREGUNTA:

¿Llevas un cadáver descuartizado en las alforjas?

Lógicamente, le conteste que no, a lo que respondió: Pues buen viaje a casa.

100_3684
Viajando con alforjas