Todos los hemos visto alguna vez. Nos hemos cruzado con ellos. Les hemos oido las mil aventuras. Todos conocemos a alguno.
Me refiero a ese motero, normalmente de moto trail gigante, con defensas gigantes, maletas gigantes y todos los gadgets habidos y por haber.
Pero para mi eso no es criticable. Lo que a mi parecer roza el ridículo, es ver que sólo cogen ese portento de la tecnología en verano, para hacer una ruta donde no les pase nada y poder añadir unas pegatinas más a esas sobre dimensionadas maletas.
Me refiero a ese turista de pegatina, que recorre España, Francia o Italia para poder decir que ha estado allí y mostrarte la pegatina que lo demuestra.
No soy anti-pegatinas. Cada cual que haga lo que le parezca. Pero he visto gente que, en un viaje de fin de semana, parece que hayan dado la vuelta al mundo.
Sin ir mas lejos, este año llegué hasta Armenia en moto, atravesando 7 países y al regreso, cruzando Francia, me encontré con una pareja que, con sus motos nuevecitas, habían hecho Suiza y el norte de Italia. Llevaban en las maletas infinidad de pegatinas y me explicaron todas y cada una de ellas. Quizás por que no llevo pegatinas en la moto ni siquiera me preguntaron de donde venia y yo estaba tan flipado que no quise interrumpirles.
Si siguiera el ritmo de mil pegatinas por país, debería cambiarme la moto cada 2 países.
¿Donde esta el limite? ¿De donde hay que poner pegatina y de donde no?
Eso cada cual, pero considero que hay algunas cosas un tanto excesivas.
Este año pondré mi primera pegatina (después de 22 países no está mal) pues ha sido una ruta que quiero que permanezca conmigo mucho tiempo.
¿Que opináis?
Anuncios