No sabría decir cual de las dos fue mi primera afición. Ambas actividades me gustan por igual y las practico por igual.

Si bien es cierto que me he dejado sueldos y sueldos en gasolina también lo es que me los he dejado en el revelado de carretes (suerte que llegó la era digital).

Si he de decantarme por algo, no será por mi gusto, pero creo que diría que mi primera afición, fuera la fotografía, ya que a los 10 años, te dejan usar una cámara de fotos, pero no viajar al otro lado del mundo en moto.

He de confesar que, aún así, yo lo intentaba. Cogía mi bicicleta y salía a explorar el mundo en el tramo de tiempo que va desde la salida hasta la puesta del sol. Esa práctica era un tanto más fácil en verano y aún más en los años 80, cuando aún se podía hacer.

Me gusta pensar que yo también dejaría a mis hijos aventurarse de esa manera, pero he de confesar que entiendo los miedos que pasaban mis padres cuando, por algún motivo, me retrasaba un poco más de lo habitual. Y a todo eso estoy hablando de excursiones en bicicleta.

Anuncios